Restaurante especialista en langostas en Tenerife

1 DESENROSCA LAS TENAZAS

Tira de cada tenaza hacia abajo y lejos del cuerpo para quitarla. Gira la base de cada tenaza, por lo que te quedarás con dos “brazos” de langostas cada uno con tenaza.

  • Comete la carne de los brazos. Usa un tenedor de langosta para cavar la carne de los brazos. No hay mucha, pero vale la pena extraerla.
  • Quita la parte floja de las tenazas. Rompe las tenazas desde las articulaciones. Vas a ver un trozo de carne en el interior de la parte más pequeña de la tenaza, usa un tenedor para langosta para sacarlo.
  • Rompe la parte más grande de las tenazas. Usa el quiebra caparazón para sacar la carne, usa el tenedor para langosta para quitarlo. La carne de las tenazas puede ser lo suficientemente fuerte para cortarse en pedazos más pequeños usando un cuchillo.
  • Descarta los pedazos de caparazón y el cartílago en el plato.

Plato Bellavista

2 QUÍTALE LAS PATAS

Quita la carne más o menos de la misma manera que las tenazas. Quita el caparazón para ver la carne, o usa un palillo de dientes para aflojar la carne y luego succiónala.

3 CORTA LA COLA

Tira del caparazón de la cola, ábrela y saca la carne de la cola como una gran pieza. Gira las “aletas” de la cola y saca los pequeños trozos de carne de adentro.

4 CORTA INCISIONES EN LA PARTE DE ARRIBA DEL CUERPO

Tira del caparazón del cuerpo, y agarra las piezas de carne blanca que se puedan encontrar.

5 CÓMETE EL “TOMALLEY”

Este es el hígado de la langosta, evitado por algunos, pero amado por los fans de la langosta. Es una sustancia gris que se encuentra en el cuerpo de la langosta por las entrañas.

6 ENCUENTRA EL CORAL

Si tienes una langosta hembra, puedes ver los huevos rojos o huevas, en la parte de adentro del cuerpo. Estos son comestibles, pero no es la parte más deliciosa de la langosta.




Translate »